Saltar al contenido

Historia de la Caja de Música

La caja de música se ha convertido en uno de esos productos con encanto, que no pasan de moda y hoy en día, vuelven a ser tendencia entre todo tipo de públicos.

En la actualidad aportan belleza y un sin fin de emociones a nuestras casas y oficinas, pero también relajación y sosiego ¡Conoce un poco más sobre ellas!

El origen de las cajas musicales

Una caja de música es un instrumento musical mecánico que procede de los carrillons à musique que ya existían en el siglo XVIII.

Algunos expertos aseguran que su primer antecedente se remonta a dos siglos antes, pero lo que resulta incuestionable es que el sueco Antoine Favre, un afamado relojero, se convirtió en el impulsor de esta melódica y exquisita industria.

Fue en 1815 cuando el tándem formado por Jérémie Recordon y Samuel Junod inauguró la primera factoría de este tipo de instrumentos.

Antes de esa fecha, los tipos de cajas musicales eran enormes artefactos autómatas dotados con cilindros gigantescos que sonaban, más o menos, como campanas muy poco sincronizadas.

La invención del fonógrafo en 1877, gracias a Edison, impulsó un cambio de paradigma en la evolución de las cajas de música, que se sofisticaron muchísimo, pues podían incluir hasta 50 notas. Ya en el siglo siguiente, en los años 20, aparecieron modelos de cajas musicales que reproducían pianos y violines y funcionaban con monedas.

Si bien las cajitas musicales individuales ya existían previamente a ella, la 2ª Guerra Mundial impulsó la fabricación y comercialización masiva de estos artículos, gracias, sobre todo, a la marca nipona Sankyo, que popularizó los modelos de cajita musical de bolsillo con menos de 20 notas.

Actualmente, como bien sabes, siguen siendo productos refinados, exquisitos, elegantes… y que nos proporcionan agradables sensaciones. ¿Te animas a tener tu propia caja de música?

¿Cúal era su funcionamiento?

Los más expertos apuntan que las primeras cajas usaban discos metálicos y que los cilindros comenzaron a usarse a posteriori de las guerras napoleónicas.

Los cilindros en aquel entonces eran de metal y estaban movidos por un muelle, y lo más sorprendente es que en algunos modelos y de forma muy excepcional estaban formadas por 4 muelles, llegando incluso a tener un funcionamiento de 3 horas de forma continuada, pero poco a poco fueron disminuyendo la fabricación de cajas de música con cilindros.

Estas cajas funcionaban igual que los relojes en las cuales el disco o cilindro programaban las funciones sin necesidad de remaches ni cepillo metálico como usan las actuales.

Entonces si no usaban cepillo metálico ni remaches te preguntarás cómo sonaban ¿Me equivoco?

Pues sí, aunque te suene extraño las primeras cajas musicales funcionaban sin remaches ni cepillo metálico, en vez de eso en estas cajas el cilindro o el disco operaban en unas palancas que abrían unas válvulas, y estas a su vez accionaban un instrumento de viento o de cuerda modificado.

A continuación te mostramos unas de esas maravillas antiquísimas, esta concretamente utiliza los discos que hemos mencionado ¡Pon Atención!

Por desgracia para los amantes de estas bellas cajas,  a principios del siglo XX fueron progresivamente desapareciendo y fueron sustituidas por pianos e instrumentos musicales de mayor potencia y sonido.

¿Qué tipos había en aquel entonces?

Desde su origen habido varios modelos de cajas y cada una con sus particularidades. En Caja-musical.com las hemos clasificado para sepas todo lo que hay que saber sobre ellas.

  • De Tambor y campana: Su creador fue Graham Wedd. Esta caja de música se caracterizaba porque acentuaba el ritmo de melodía.
  • Dúplex: Este modelo fue creado por Alfred Junod. Su principal ventaja es que tenía la posibilidad de tener dos peines metálicos y dos cilindros. Esto le permitía que la melodía y el acompañamiento sonaran a la vez.
  • Piano forte: Este modelo fue creado por Nicole Fréres y despuntaba sobre el resto de cajas de su época porque su peine estaba dividido en dos partes, teniendo la posibilidad de producir  sonidos agudos y graves.
  • Harpe éolienne: Su nombre proviene de las arpas eólicas.  Este prototipo estaba formado por finas cuerdas y cuando el aire atravesaba a través de ellas, producía una melodía digna de admirar.
  • Mandolina, Esta el caja de música por excelencia, la madre de todas las cajas musicales. Es la más popular entre las cajas de música y su nombre viene por imitar el sonido de la mandolina.
  • Caja orquesta: Este prototipo estaba formado por  un tambor, campanas y castañuelas, y que permitía intercambiar los cilindros.

Cajas de música de hoy en día

Las fabricas de cajas de música comenzaron a bajar su producción considerablemente cuando los precios de estos bellos aparatos comenzaron a elevarse.

En la actualidad y gracias a las nuevas tecnologías han conseguido que el precio de las cajas de música resulte bastante económico, estando al alcance de cualquier persona.

Es más, las cajas de hoy en día pueden tener todo lo bueno del pasado y todo lo bueno del futuro. Puedes comprar una caja de música con el aspecto totalmente retro y tener las calidades de última generación.